Dragones de Oriente

Dragones Orientales.

Los dragones en oriente cercano

En general en oriente próximo la figura del dragón es la del mal o la ruina, como en Rumanía que en una de sus antiguas provincias en Dacia se utilizaba la figura de los dragones orientales como una imagen en sus estandartes de guerra indicando que se acercaba la ruina de sus enemigos.

También se tenia la creencia de que habitaba una diosa que regia los mares y las hordas del mar con la forma de un dragón y se le llamaba Tiamat, y su función era la destrucción previa al nuevo orden.

Los persas temían y respetaban a un ser con aspecto muy similar a un dragón y se llamaba azi dahaka , el cual era la encarnación del mal, al igual que en la biblia Hebrea  el dragón personificaba el mal.

Los dragones en lejano oriente

En contra parte de el resto del mundo en general la figura del dragón en el lejano oriente, es un poco  distinta en tanto apariencia y significado. Tanto así que incluso en la actualidad muchas personas les rinden culto , veneran , respetan y siguen creyendo que son las representaciones de la fuerzas primitivas y elementales del mundo.

A diferencia de sus congéneres occidentales, los dragones orientales no escupen fuego ni tienen alas, aunque normalmente pueden volar gracias a la magia. Un dragón típico de Oriente tiene cuernos de ciervo, cabeza de caballo, cuello de serpiente, garras de águilas, orejas de toro y bigotes largos como los de los siluros.

En oriente el dragón siempre a representado sabiduría, un buen presagio, buena fortuna y considerado una criatura benéfica, ajena al comportamiento humano. Si bien es una criatura con la que no te quieres meter ya que su poder es inmenso, los dragones en el lejano oriente no es temperamental, ni se deja llevar por bajos sentimientos.